Estarán bien

Capítulo 9

John era un matojo de nervios, su camisa estaba empapada y decidió quitársela.

A pesar de ser invierno, John se moría de calor.

La puerta del despacho se abrió de par en par y Sandra entró.

La mirada de la chica se iluminó al divisar la magnífica obra de arte que la naturaleza había proporcionado como cuerpo a John.

-Sandra ¿qúe quieres?-dijo John ignorando por completo a la chica.

-En su casa no hay nadie señor-dijo la chica en su intento fallido de ocultar la admiración que sentía por él.

-¿Cómo?-John se levantó de la cómoda silla.

Sus abdominales se movían agitados. Sandra se acercó a John y le rodeó con sus brazos. Acercándose más a él, le susurró en el oído:

-Estarán bien

En ese mismo instante, alguien irrumpió en el despacho.

John se apartó de Sandra y corrió al encuentro de los jóvenes que acababan de entrar.

-¡Chicos, menos mal que estáis bien!-John se acercó a Vicky y la besó. Millones de sentimientos se mezclaron junto con sus salivas.

-Disculpe señor yo esperaré fuera-Sandra se vio más afectada de lo que esperaba.

-Está bien, yo les contaré todo, avisa al personal de que estarán por aquí todo el día.

-Entendido-Sandra cerró la puerta, pero se apoyó y se dejó caer hasta quedarse prácticamente sentada en el suelo. Una lágrima cayó por su mejilla. Una tras otra fueron corriendo el maquillaje de la preciosa joven.

-¿Estás bien?-Oskar se arrodilló ante ella y le acarició la mejilla.

La joven se perdió en aquellos ojos verdes y se desmayó.

Abrió los ojos y vio a Oskar muy cerca de su rostro. Sandra se puso nerviosa y casi instintivamente lanzó una patada que alcanzó la nariz de Oskar.

Sandra se levantó del escritorio donde estaba acostada y fue a ayudar al joven. Oskar se echó a reír mientras se tocaba la nariz.

Una mujer con carácter eh Sandra.

-Perdona, ¿te conozco?

-Lo dudo, aunque para no conocerme has cogido mucha confianza-dijo Oskar coloriéndose aún de la nariz.

-Vaya, veo que no pierdes el sentido del humor- dijo Sandra, acercándole una bolsa con hielo- me gusta- terminó con una sonrisa.

Oskar se levantó del suelo ágilmente y se presentó.

-Pero si no me conoces, ¿Cómo sabes mi nombre?

Tú no me conoces, yo a tí, sí- con aire misterioso subió en el ascensor y Sandra lo perdió de vista.

Un escalofrío recorrió todo su cuerpo mientras se retocaba el maquillaje ante el espejo del baño. Su busca comenzó a parpadear.

-Mierda, John... Sandra salió del aseo pegando un portazo tras de sí y se dirigió al despacho de John.

-Lo siento señor ¿quería algo?

-No se disculpe Sandra, como dice mi padre disculparse es de cobardes, pasa.

Sandra entró y se sentó junto a Lorena. Max se fijó en Sandra.

-Vaya Sandra, eres guapa hasta sin maquillar. Lorena fulminó con la mirada a Max, después se apartó de Sandra todo lo que pudo y pellizcó a Max hasta que este gritó en medio del despacho.

-Chicos, ya vale por favor, lo que os acabo de contar es algo serio, Vicky no puedes seguir viviendo conmigo, es muy peligroso; deberías irte con Lorena y con Eva, lo último que quiero es poner tu vida en peligro.

-Pero John quiero estar contigo, pase lo que pase, te quiero y daría mi vida por tí, porque por lo menos habría hecho algo con ella.

Las palabras de Vicky emocionaron tanto a John que la abrazó apasionadamente hasta dejarla sin respiración.

-Disculpe señor, pero podrían venirse a mi casa, es bastante grande, si quiere, claro.

Vichy se levantó y abrazó a Sandra que con una tímida sonrisa de satisfacción observaba a John mientras daba su aprobación.

-Chicos, vosotros ¿que vais a hacer? -dijo John refiriéndose a su hermano y a su mejor amigo.

-John, yo me quedaré con las chicas, estaré más tranquilo sabiendo que están bien- dijo Mario tocándose el pelo y situándose detrás de Eva.

-Me parece bien- dijo John ¿tu qué vas a hacer?

-Pues yo amigo me quedo contigo, necesitarás algo de ayuda, si el tal Ramírez va a por tí, tendrá que ir a por mí.

Los dos jóvenes se abrazaron como si fuera la última vez que lo hacían.

Max fue a despedirse de las chicas y de Mario, éste fue el primero, después se despidió de Eva y de Vichy, a continuación se despidió de Sandra. 

Se acercó a Lorena, iba a besarla cuando ésta le quitó la cara.

Max bajó la cabeza y junto a John abandonó el despacho.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    andy (miércoles, 20 febrero 2013 23:55)

    Vicky es un poco ocupa ¿no? jaja