Sola ante el peligro

Capítulo 12

Las calles estaban abarrotadas. La gente simplemente centraba su atención en los mil y un escaparates que se situaban a lo largo de la calle. Lorena, Vicky, Sandra y Oskar caminaban, o mejor dicho, paseaban bajo la tenue luz de las estrellas. Llevaban prácticamente todo el día yendo de tiendas, necesitaban descansar.

-¿Y si vamos a cenar?- La propuesta de Vicky fue bien recibida. Se encaminaron hacia la cafetería, ubicada en el final de la calle.

-¿Qué estarán haciendo Eva y Mario? –Preguntó Sandra para sacar un tema de conversación.

Lorena y Vicky echaron a reír. Sandra y Oskar se miraron perplejos, ninguno de los dos esperaba que las chicas reaccionaran de esa forma.

Los cuatro dirigieron su mirada a la anciana mujer que se encaminaba hacia ellos, libreta en mano.

-¿Saben ya que van a tomar?-La camarera destapó el boli para tomar nota de la comanda cuando un grito resonó en todo el establecimiento.

- ! Cuidado! - Oskar fue a apartar a la anciana pero ya era demasiado tarde. De su brazo brotaba un afluente de sangre. La bala había atravesado a la indefensa anciana como si de un flan se tratara.

La gente, inquieta, salía del local como si la vida les fuera en ello.

Sandra intentaba reanimar a la anciana que débil, yacía en el suelo.

Una ambulancia seguida de varios coches de policía llegaba ya al lugar de los hechos, que ya se había llenado de curiosos y medios de comunicación.

-¿Qué demonios ha pasado?- John dirigió su mirada hacia Oskar y este se encogió de hombros.

Sandra, se interpuso entre los dos y habló.

-Mujer de aproximadamente 65 años, herida profunda de bala producida por un francotirador, por la trayectoria de la bala, procedente aproximadamente del tercer o cuarto piso de los edificios de enfrente, no pudimos hacer nada, nos dimos cuenta demasiado tarde.

John se sorprendió ante la completa respuesta de su secretaria y le dedicó una sonrisa de asombro y admiración. Después miró a Vicky, estaba temblando.

La rodeó entre sus brazos y a media voz le susurró:

-No temas princesa…yo te protegeré.

-Será mejor que vayáis a casa, las calles no son seguras, y menos después de lo que ha pasado.

Los jóvenes siguieron el consejo de Max y volvieron al apartamento, para ir al encuentro de Mario y de Eva.

Vicky no consiguió conciliar el sueño en toda la noche. No conseguía ni siquiera ocultar ese sentimiento de culpa que le corroía. La anciana camarera no merecía haber recibido el disparo, no tenía nada que ver. Solo estaba en el momento y el lugar preciso cuando no tenía que haber estado. Miró el reloj. Eran las cinco. Se levantó de la cama sigilosamente para no despertar al resto. Solo había una manera de que pudiera dormir, tenía que disculparse con la anciana.

Se vistió apresuradamente y pidió un taxi. El trayecto se le hizo eterno, pero 25 minutos después, se encontraba en frente del hospital.

Divisó a una enfermera al fondo del angosto pasillo, pero recordó entonces que no sabía nada de la anciana.

-Perdone, busco la habitación de una anciana, ha ingresado esta tarde con una herida de bala, ¿me podría indicar dónde está?

-Mira jovencita, son apenas las seis de la mañana, el horario de visitas en este centro es muy estricto hasta las diez no podrá visitarla.

-¡Pero no lo entiende! necesito asegurarme de que está bien, por favor será solo un minuto, se lo prometo…

La enfermera miró pensativa al joven y cedió ante la atenta mirada de Vicky.

-Es la habitación 304, coja el ascensor del pabellón trasero, si está durmiendo no la despierte.

-¡Muchísimas gracias!-Vicky abrazó con fuerza a la enfermera y se encaminó a la habitación.

La anciana respiraba con gran dificultad, su mano reposaba inerte sobre su regazo.

Vicky la cogió y la colocó sobre su mano. Nuevas lágrimas brotaron de sus ojos cuando notó que alguien la cogía por detrás.

Vicky luchó todo lo que pudo por zafarse de su agresor pero fue inútil. Nadie podría ayudarla, estaba sola ante el peligro, un peligro que podía acabar muy mal.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Habana (miércoles, 26 diciembre 2012 12:40)

    Me as puesto los pelos de punta, como le pase algo me enfado e.e ajaj Buenos, besitos Bea.