Una nueva historia

Capítulo 18

El camino prosiguió silencioso. Por fin habían llegado a casa de John. Después de todo lo sucedido, decidieron que abandonarían el apartamento de Sandra y todos, incluida ella, se instalarían en la casa de éste.

Vicky dejó el bolso encima de la mesa y se tiró de bruces en el sofá. Divertida, intentó arrastrar con ella a Lorena, que para no llevar la contraria a su gran amiga, se sentó con ella.

-Ángel, ¿de qué conoces a John?-Preguntó Vicky que aún no comprendía del todo la historia que su maravilloso chico le había contado.

-Pues la verdad Vicky, es que nos conocimos por casualidad, trabajamos en un caso juntos hace unos cuantos años y desde entonces, no hemos perdido el contacto.

Lorena observaba con gran detalle la figura del apuesto joven. Torso corpulento propio de un modelo, espalda ancha, piernas fuertes….Y su apariencia… Ya ni hablar de su voz, una voz dulce agradable como si de un locutor de  radio se tratara. No podía explicar lo que sentía, quizás simplemente le atraía, porque estaba empezando a sospechar que estaba enamorada, y esa idea no le gustaba en absoluto.

-¡Vaya Eva y Mario ya están aquí!-El timbre de la puerta sonó y fue Vicky la que, de un salto, se dirigió hacia la puerta.

Eva y Mario entraron en la casa portando tres bolsas en cada mano. El joven tenía una gran sonrisa dibujada en su rostro, mientras que Eva…Se notaba a tres kilómetros de distancia que le había pasado algo, y debía de ser muy grave.

Eva se acercó a Mario y junto sus labios a los suyos durante un breve instante. Después saludó a sus amigas con una sonrisa forzada y entró en su habitación. Encendió la radio y “When I was your man” invadió la habitación.

¿Por qué había hecho eso?¿Por qué no había afrontado la situación como la persona madura que creía ser? Se sentía mal consigo misma, pero peor  se sentía al ponerse en la piel de Mario, no acababa de creérselo, le había sido infiel… Y aquello por lo que tanto criticaba a su hermana, formaba ahora parte de ella.

-¿Estás bien?- El joven cerró la puerta tras él y se sentó al lado de Eva.

-Si claro que si- Contestó Eva elevando la cabeza y mirando a Ángel a los ojos.

-¿Se puede saber que te ha pasado?-El joven cogió las manos de Eva y las rodeó con las suyas.

La chica intentó resistirse pero ya era demasiado tarde, lágrima a lágrima comenzó a contarle lo ocurrido a ese chico que había conocido tan solo hace un par de horas. Es posible que haya cogido confianza demasiado rápido, pero también es cierto que ha sido el único que se ha preocupado por ella…

-Vaya… ¿Pero por qué?- Ángel no comprendía aún el acto de su nueva amiga, pero aún así, la abrazó porque él sabía mejor que nadie que en esos momentos, era lo mejor que podía hacer.

-No lo sé…No quería pero… -Eva no conseguía acabar las frases, le faltaba el aire y cada vez le resultaba más difícil respirar-

-¡Eva calma! túmbate en la cama y por favor tranquilízate, eso le puede pasar a cualquiera.

Eva obedeció a la primera, se tumbó e inspiró todo el aire que pudo, parecía que la ansiedad descendía a medida que el ritmo de su corazón bajaba. Un beso dulce y cálido llegó hacia la superficie de su frente. Lo necesitaba, se alegraba de haberle conocido.

-¿Estás mejor preciosa?- Ángel pasó su mano por el suave y fino cabello de Eva.

-Sí, muchas gracias, ¿y los demás?-preguntó Eva extrañada de que su hermana y su amiga aún no se hubieran acercado a preguntarle.

-Pues no lo sé la verdad, cuando he ido a traerte el vaso de agua ya no había nadie.

-Bueno, mejor, no tengo ganas de estar con nadie que no seas tú- Eva sonrió por primera vez en toda la mañana, dejó a la luz su embriagadora sonrisa y a Ángel no le pasó desapercibida.

-¿Alguna vez te han dicho que tienes una sonrisa preciosa?- Dijo el joven mirándola fijamente a los ojos.

-Pues…-Eva se quedó pensativa- la verdad es que no- Contestó decidida mostrando su perfecta sonrisa de nuevo.

-Bueno, pues ya te lo digo yo, tu sonrisa me enamora.

¿Qué acababa de pasar?¿Sería verdad lo que acababa de escuchar? No tenía bastante con Mario y con Martín que ahora… Pero lo que no sabía, era que ese  sería el principio del fin de una relación. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    El chico con cianuro (jueves, 21 marzo 2013 21:53)

    Genial capítulo!!! ^^
    Besos ;)

  • #2

    angel:) (domingo, 24 marzo 2013 13:40)

    moola jajajaja me gusta mucho jajajaj yameavisasparaelsiguientee