De mal en peor

Capítulo 27

Se notaba la aproximación del verano. Todos y cada uno de los jóvenes tenían el presentimiento de que las cosas no iban a mejorar. Las cosas iban así:

Por un lado Lorena se había “reconciliado” con Max, al menos eran capaces de permanecer juntos en la misma estancia.

Del mismo modo, Vicky continuaba pensando todas las noches en la muerte de Dani, aquella que presenció y, según ella, fue su culpa. John no lograba entender la implicación emocional que su chica había sufrido pero lo dejó pasar, al fin y al cabo, el tiempo todo lo cura…o no.

Eva… que decir de ella… su corazón había pasado, en pocos meses, de no tener ningún inquilino  a estar dividido en tres… o quizá en cuatro: Mario, Ángel, Martín y… David?

Alan y Diana continuaban trabajando en el caso pero aún seguían sin comenzar ninguna relación ya que eso significaría el fin de la carrera de alguno de los dos.

Aquí está el resumen de la historia…pero ahora continúo con la historia completa.

En el local sonaba “don’t wanna go home”. Sentados en la barra se podía contemplar a un grupo de hombres de apariencias extrañas conversando animadamente. Lorena y los demás se sentaron en una de las mesas próximas al escenario. Todos se quedaron asombrados con la generosidad del joven médico. Lorena, nada más recibir el alta médica de la mano de David, aceptó la invitación que éste le hacía a una de sus actuaciones el viernes por la noche.

Ya era viernes como habréis podido comprobar. La música paró de golpe produciendo el asombro entre los espectadores y provocando el silencio en todos los grupos que en el pequeño local se encontraban.

Una jovencita rubia, a la que le faltaba mucha ropa, cogió el micro y entremezclando gritos y gemidos presentó al esperado grupo “fallen angels “

La música empezó a sonar. Suaves toques de batería adornaban la melodía que pronto se vio interrumpida por el cantante del grupo:

yesterday afternoon that you could see

from the sky down to being able to keep

you took your eyes and lips too

but I tell you that I will continue with you

                             ………

Eva perdió por completo el hilo de la actuación cuando se encontró con la mirada de David. Desde el fondo del escenario, el chico rasgaba las cuerdas de su guitarra a la vez que mostraba su preciosa sonrisa. La mirada de ambos jóvenes jugueteaban cómplices en la oscuridad del garito en el que se encontraban. Ángel desde el otro lado de la mesa observaba la imagen desgarrado por la imagen de una infidelidad imaginaria. “Lo que daría por tenerla y lo que he hecho por conseguirla para que este gilipollas la cautive en un día”.

El espectáculo terminó con un fuerte  aplauso por parte de los presentes. David y el resto de los componentes de su grupo bajaron del escenario. Con un solo gesto por parte del vocalista, los camareros colocaron una nueva mesa junto a la nuestra y cinco sillas, con el fin de que los músicos dispusieran de asientos próximos a los nuestros. David se acercó y Lorena recibió las manos del joven sobre sus hombros.

-¿Cómo vas? ¿Has tenido algún síntoma más esta semana?

-No, no, lo cierto es que no. Aún me noto la presión en el pecho pero es mucho más débil que al principio.- Contestó Lorena con los pómulos algo más enrojecidos de lo normal.

El médico fue saludando uno a uno a todos los chicos que se encontraban en la mesa y Eva fue la última en recibir su bienvenida. La joven morena lucía en aquel momento una camiseta blanca de encaje. Su escote era atrevido pero aún la imaginación tenía que ponerse en marcha para prever el resto de esa esbelta chica. Unos shorts oscuros resaltaban sus caderas y al ser de talle alto marcaban de manera sensual su cintura. Bajo la mesa, sus largas y bronceadas piernas, que  se veían a través de uno de los pliegues del mantel de la mesa, terminaban en unos tacones de unos diez centímetros que la estilizaban haciéndole parecer una auténtica modelo. David dejó caer sobre la preciosa y cambiada chica una nota plegada y poco después ya estaba sentado en la mesa  con el resto de sus amigos. Eva se levantó de la mesa disculpándose y corrió hacia el final del antro en busca del baño. Al  encontrarlo, se metió en uno de los servicios y, tras cerrar la puerta y comprobar que el retrete estaba limpio, se sentó. Abrió poco a poco la nota que David le acababa de dar. En ella se podía leer la dirección del chico y un teléfono de contacto. Un guiño adornaba la parte baja de la nota, la guardó en su sostén y se dispuso a salir del lavabo. Se encontraba retocándose el pelo cuando una mano tiró de ella.

-¡Vaya que sorpresa! ¿Cómo tu por aquí?- Martín se apoyó en la puerta del servicio bloqueando la única puerta de salida disponible en aquel lugar.

-¿Qué quieres?- Contestó Eva mostrando cierta repulsión a la situación.

-Pues mujer, creo que es evidente, te quiero a ti y todo lo que conlleva eso…- Martin bloqueó la puerta con el cerrojo y asentó una patada con todas sus fuerzas con el fin de doblarlo lo suficiente para que no se pudiera abrir, al menos no sin la necesidad de usar una excesiva fuerza.

-¿Cómo te lo tengo que decir? No quiero saber nada de ti.- La cara de asco de la chica iba aumentando por momentos.

-Bueno, mirémoslo por el lado bueno… No hay necesidad de que digas nada.

Martín se lanzó contra Eva con tanta brutalidad que la joven aterrizó en el suelo del pequeño cuarto de baño. Con la mirada asustada, Eva vio como el chico poco a poco se fue quitando la ropa que le tapaba el rostro. Con una fuerza creada por el mal, Martín rasgó la camiseta de la chica de arriba a abajo. Eva,  aún estando paralizada por el miedo, consiguió obtener la respuesta de sus músculos  y éstos comenzaron a trabajar como nunca lo habían hecho. Sus piernas se elevaron hasta la altura de la cabeza del joven pero no consiguieron causarle ningún daño.

-No te resistas preciosa, se que quieres… -Martín empezó a besar a la impotente chica. Eva al sentir los labios de ese degenerado sobre su cuerpo comenzó a gritar, pero el gritó que salió de su garganta pronto se vio ahogado por la mano del joven.

EL chico sacó de sus bolsillos varias cuerdas y un pequeño rollo de cinta americana. Esta última la utilizó para cubrir los jugosos labios de la joven y con las cuerdas trenzadas ató a la joven las piernas y las manos. Ahora sí, todo estaba listo para lo que tenía que suceder.

Mario observaba atento la puerta del baño por la que, ya media hora atrás, había entrado Eva. No sabía el por qué pero sabía que algo iba mal. Disculpándose también fue hacia el servicio. Intentó abrir la puerta del lavabo femenino pero ésta  estaba bloqueada. Se aproximó a la puerta y acercó su oído con el fin de captar algún tipo de sonido. Una especie de gemidos salían del interior. Lágrimas brotaban de sus ojos. ¿Era posible que Eva estuviera acostándose con otro? El corazón se le encogió de pronto al recibir ese pensamiento en su cabeza y poco a poco fue retrocediendo hacia su mesa sin embargo, conocía a Eva mejor que nadie y sabía que no era capaz de algo así. Salió corriendo en dirección al baño y tras coger carrerilla tiró la puerta abajo. La imagen que vio en su interior no se le borrará jamás de la cabeza. Eva yacía tendida en el suelo. El rímel de sus ojos se encontraba ya por casi todo su rostro, atada de pies y manos intentaba evitar lo que estaba a punto de suceder. Mario, con la vena del cuello hinchada, se lanzó a por Martín. Eva aprovecho que los dos jóvenes habían caído cerca de donde ella estaba para coger una pequeña navaja que su amigo de la infancia llevaba en el bolsillo. Se desató así, lo más deprisa que pudo, y con la camisa rasga y en ropa interior salió al local a pedir ayuda.

John fue el primero en reaccionar y junto a su hermano consiguió inmovilizar a Martín. Eva, mientras tanto, lloraba desconsoladamente en los brazos de su hermana. Sí, en los brazos de Lorena. Habían tenido ciertas diferencias en los últimos meses, pero a pesar de todo eran hermanas y eso, por mucho que quisieran, no cambiaría jamás. O tal vez sí.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Samu (lunes, 02 junio 2014 16:40)

    Tienen que denunciar a Mario por acosador!
    Por otra parte ha sido un capitulo muy entretenido

  • #2

    Pj (lunes, 02 junio 2014 23:20)

    Puto mario chaval como las lía. Muy buen capitulo por cierto! ;)